Estás en:  > Cronica
Miércoles 27 de abril de 2011

El Martillo seguro estará más de 15 años en la cárcel

Ayer lo condenaron por tráfico de drogas y lavado de dinero.

Tras 19 días de debate, ayer, el Tribunal Oral en lo Penal de Concepción entregó su veredicto en el caso del narcotraficante más  brígido del sur de Chile, El Martillo de Hualpén, también conocido como "El Faraón", "El Rey" o "El Nené", fue condenado por los delitos de tráfico de drogas y lavado de activos (dinero). Sólo se salvo de que también lo funaran por el cargo de asociación ilícita, que lo habría dejado un cuarto de siglo tras las rejas.

"Sumando los dos delitos por los que se obtuvo un resultado condenatorio, el Tribunal Oral puede establecer una condena que parte en los 15 años de cárcel y que llega hasta los 20 años de privación de libertad", sostuvo el fiscal jefe del puerto, Andrés Cruz.

De hecho, durante la lectura del veredicto, el rostro del Martillo fue poniéndose cada vez más sombrío. Más encima, nadie lo acompañó en su hora más negra.

Quedaron conformes

Para qué andar con cosas, todos esperaban que el otrora "hombre más buscado de Hualpén" fuera condenado por los tres cargos que le achacaban. Aunque al final no fue así, los representantes del Ministerio Público se mostraron conformes con la resolución de los magistrados.

"Si bien es cierto el tribunal absolvió al acusado por el delito de asociación ilícita, estimó concurrente la agravante que el individuo actuó en una agrupación, que eleva en un grado la pena. Además, esa determinación entrega sustento a los argumentos de la Fiscalía", sostuvo el Fiscal Cruz.

Según se estableció en la audiencia, el próximo miércoles se conocerá la sentencia definitiva contra el sujeto, quien permanece en prisión preventiva desde marzo del 2009, cuando la denominada "Operación Faraón" derribó el imperio que erigió en la ex población Emergencia de Hualpén. Increíblemente, algunos vecinos afirman que la ausencia de "El Faraón", sumió al sector en la violencia.

"Antes, todos los compadres le respondían al Martillo, directa o indirectamente. Pero ahora andan todos al lote y se agarran a balazos por cualquier tontera", sostuvo un poblador, quien nos pidió mantener su identidad en reserva.

Si la situación se "desordenó", no es porque la agrupación liderada por Reinedio González Durán, dejara de desarrollar sus actividades. En efecto: durante el mismo juicio oral se estableció que durante harto tiempo, el hombre dirigió el negocio desde la cárcel.